Entradas

Mostrando entradas de septiembre 4, 2016

XXIV° Domingo del Tiempo Ordinario, 11 de septiembre de 2016

Imagen
EL MISERICORDIOSO ABRAZO DE DIOS
“Oh Dios, crea en mí un corazón puro, renuévame por dentro con espíritu firme”
Iº lectura: Ex 32, 7-11. 13-14; Salmo: 50; IIº lectura: I Tim 1, 12-17; Evangelio: Lc 15, 1-32
El Evangelio de este día lo meditamos como un texto fundamental en este Año Santo de la Misericordia. Es la parábola del padre bueno que da la libertad al hijo hasta en el error, lo deja ir, seguramente escuchando ofensas, reclamos, y viendo cómo puede arruinarse la vida. El padre espera cada día su regreso, lo ama en su corazón misericordioso. Cuando lo ve a lo lejos, corre a su encuentro, lo abraza, quiere una gran fiesta.
La misericordia de Dios está presente, nunca se ausenta, no tiene límites de tiempo, siempre ha estado allí con sus hijos. Ella no se agota, existe para todos sin excepción ni exclusión porque Dios no se fija en el comportamiento indigno ni en la cantidad de caídas, ni toma en cuenta si le hemos abandonado o despreciado; Él ve y valora el dolor del alma arrepentid…