Entradas

Mostrando entradas de agosto 9, 2015

XX° Domingo del Tiempo Ordinario, 16 de agosto de 2015

Imagen
EUCARISTÍA: SIGNO DE AMOR “Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo: el que coma de este pan, vivirá para siempre. Y el pan que yo daré es mi carne, para la vida del mundo.” (Jn 6,51)
Iº lectura: Prov 9, 1-6; Salmo: 33; IIº lectura: Ef 5, 15-20; Evangelio: Jn 6, 51-58
Nunca nos cansaremos de proclamar que si hay un don, es el que Jesús nos ha dado, superando nuestra vida misma, como alimento de Vida: su Cuerpo y su Sangre en el Sacramento de la Eucaristía. Es un don que muchos no lograron ni logran entender, acoger, recibir, aceptar y aquellos murmuraban…y ¿nosotros?
¿CÓMO PUEDE DARNOS SU CUERPO COMO ALIMENTO?
Es una realidad que escapa a nuestra pobreza poder acercarnos a lo divino. Podemos tal vez entender lo extraordinario de un milagro, que cura el cuerpo o si queremos también aquella particular gracia que, después de habernos mostrado la debilidad humana, a través del sacramento de la Penitencia, nos ayuda a acoger la grandeza del corazón de Dios, que nos dona sin medida su miserico…

La Asunción de María / Nuestra Señora de la Consolación, 15 de agosto de 2015

Imagen
¡GRACIAS MADRE! “Él hace proezas con su brazo: dispersa a los soberbios de corazón, derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos.” (Lc 1,51-53)
Iº lectura:Ap11,19a; 12, 1.3-6a.10ab;Salmo:44;IIº lectura:I Cor15, 20-27a;Evangelio:Lc1, 39, 56

Cada año los fieles, no sólo del Táchira, sino de otros lugares de Venezuela y más allá, se acercan a los pies de nuestra Madre de la Consolación de Táriba, para decirle ¡gracias! y también para pedirle por diversas necesidades. Sin duda alguna, siente lo que nuestras madres, experimenta en su corazón la angustia por nuestro mal comportamiento y a la vez la alegría cada vez que nuestra actitud está acorde a la voluntad de Dios.
MARÍA SANTÍSIMA NOS ABRAZA A TODOS
La Virgen es seguridad y garantía, ya que a través de ella, llegamos a Dios. Ella es madre sin excepción, ella acoge en su corazón a todos sin distinción, ella une en su vida a tantos hijos dispersos que están …