Entradas

Mostrando entradas de febrero 22, 2015

II° Domingo de Cuaresma, 1 de marzo de 2015

Imagen
¡QUÉ BIEN SE ESTÁ CON JESÚS!
“Si Dios está con nosotros, ¿quién contra nosotros?” (Rom 8,31)
Iº lectura: Gen 22,1-2.9-13.15-18; Salmo: 115; IIº lectura: Rom 8, 31b-34; Evangelio: Marcos 9, 2-10
Escuchar a Jesús, el Hijo Predilecto y estar bien con Él: es la invitación que Dios dirige hoy a los creyentes. Las lecturas nos presentan el ejemplo del creyente capaz de sentirse bien con Dios y escuchar su voz, encontrando el modelo de nuestra fe y apoyándonos en el don que Dios nos ha dado. Se nos recuerda que a través de Jesús, Dios está de nuestra parte y es la vía a seguir.
CONFIANZA PLENA EN DIOS Partiendo de la figura de Abraham, símbolo de un pueblo aliado con Dios, podemos constatar la importancia de fiarnos totalmente a su Palabra. Esta palabra se ha revelado en plenitud en la persona de Jesucristo que se revela y se transfigura ante sus discípulos y a través del tiempo, en nuestra vida. Él es la lámpara que Dios ha colocado para guiar nuestros pasos, la luz para nuestros días, la estrel…

Mensaje al Presbiterio y al Pueblo de Dios, 25 de febrero de 2015.

Imagen
AL PRESBITERIO Y AL PUEBLO DE DIOS QUE PEREGRINA EN ESTA IGLESIA DE SAN CRISTÓBAL
1. A los pies de la Cruz, traspasado su corazón de Madre, María recibió el cuerpo de su Hijo, recién muerto clavado en la Cruz. Antes, con palabras amorosas, Jesús nos la había dejado como Madre de todos los seres humanos. Su dolor, inexplicable a toda lógica humana, se asoció a la obra redentora de su Hijo. Hoy, ante los tristes acontecimientos ocurridos el 24 de febrero con la muerte violenta de un joven liceísta, como creyentes en Dios apelamos a María, la Virgen Dolorosa, cuyo corazón, de acuerdo a la profecía de Simeón, fue traspasado por una espada (cf. Lc. 2,35). Debemos acudir a ella para presentarle el dolor de una madre y de un padre, golpeados por la muerte violenta de su pequeño, hijo y cuyo corazón también ha sido traspasado por una espada movida por la violencia presente en nuestra sociedad.
Junto a ese dolor de dichos padres y sus otros hijos y familiares, también se asocia el de tantos padre…