El Nuncio Apostólico en la Diócesis de San Cristóbal

EL ENVIADO DEL PAPA EN NUESTRA DIÓCESIS

Con gran alegría nuestra diócesis de San Cristóbal recibe un gran regalo: la visita del Nuncio Apostólico en Venezuela, S.E.R. Mons. Aldo Giordano. 

Su presencia es símbolo de la unidad de la Iglesia, la cual, fiel al llamado de vivir la evangelización como discípulos y misioneros, se siente comprometida con el mensaje de Cristo: “Que todos sean uno: como tú, Padre, estás en mí y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me enviaste” (Jn 17, 21)

“La palabra Nuncio viene del latín nuntius, que se traduce como mensajero, enviado. El nuncio apostólico el embajador de la Santa Sede ante un gobierno.  Como tal, representa al Papa ante un gobierno y maneja los asuntos entre la Sede Apostólica y el gobierno civil del país al cual ha sido asignado. El nuncio debe «esforzarse para que se promuevan iniciativas en favor de la paz, del progreso y de la cooperación entre los pueblos». (Ver: Derecho Canónico, #362 a 367). Los Nuncios Apostólicos, son considerados los decanos del cuerpo diplomático del país en el que están acreditados. Esto es según la Convención Diplomática de Viena, 18 de abril de 1961. El servicio diplomático de la Santa Sede es el más antiguo del mundo. Sus orígenes se remontan a los legados enviados por los Papas para representarlos en concilios importantes. Ej: El papa envió un legado pontificio al Concilio de Nicea en el año 325. El Nuncio vigila por el bienestar de la Iglesia en el país al que es enviado Según el Código de Derecho Canónico, «la función principal del legado pontificio consiste en procurar que sean cada vez más firmes y eficaces los vínculos de unidad que existen entre la Sede Apostólica y las Iglesias particulares». Su misión incluye «prestar ayuda y consejo a los obispos, sin menoscabo del ejercicio de la potestad legítima de éstos». (Ver: Código de Derecho Canónico nn 362 a 367). El nuncio es asignado por el Papa y generalmente es un obispo.”
(Información tomada de la página católica http://www.corazones.org/diccionario/nuncio.htm)

LOS CRISTIANOS ESTAMOS LLAMADOS A SEGUIR LOS PASOS DE JESÚS

En el Evangelio el mismo Jesús nos indica lo que nosotros, como Iglesia que somos, debemos hacer y en el caso del Nuncio, como enviado de la Santa Sede, encontramos el significado propio de su misión en el sitio donde sea destinado: “Vayan pues, y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos. Bautícenlos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo y enséñenles a cumplir todo lo que yo les he encomendado a ustedes. Yo estoy con ustedes todos los días hasta el fin del mundo” (Cfr. Mt 28, 19-20).

En primer lugar, el enviado, el mensajero, está llamado a ir y evangelizar. Esto conlleva a fortalecer la unidad en la Iglesia. ¡Qué misión tan hermosa están llamados a vivir quienes son escogidos para este servicio! Su misión de Evangelizar se fundamenta en vivir el mensaje de Cristo en cada rincón del mundo. El papa Francisco lo indica de la siguiente manera: "Su vida es una vida de nómadas. Cada tres, cuatro años... cambian de lugar, pasan de un continente a otro, de un país a otro, de una realidad de Iglesia a otra, a menudo muy diferentes; siempre con la maleta en la mano. Y esto implica... la mortificación, el sacrificio de despojarse de cosas, de amigos, de relaciones y comenzar siempre desde cero. Esto no es fácil" (Papa Francisco a los representantes pontificios el 21 de junio de 2013).

En segundo lugar, su misión de enseñar a cumplir el Evangelio es un servicio en el que todos estamos involucrados. El beato Pablo VI, el 25 de abril de 1951, siendo substituto de la Secretaría de Estado en ese periodo, se refería de los representantes pontificios así: "uno que es realmente consciente de llevar a Cristo consigo". ¿Cómo involucrarnos? Orando por ellos, viviendo en la Comunión de los Santos nuestro compromiso de trabajar juntos por la edificación de la Iglesia y cumplir, con lealtad y docilidad, el mensaje de Cristo, del Santo Padre y de quien le representa.

En tercer lugar, el mensaje del Evangelio, que le es encomendado de manera particular, hace que nosotros como Iglesia sintamos la necesidad de estar unidos al Pastor, promoviendo el bien de todos sin excepción. "¡Somos pastores -recuerda el Papa Francisco a los representantes pontificios- y esto no tenemos que olvidarlo nunca!. Ustedes representantes pontificios, son presencia de Cristo, son presencia sacerdotal, de pastores... ¡Hagan siempre todo con profundo amor! incluso en las relaciones con las autoridades civiles y con los colegas...busquen siempre el bien, el bien de todos, el bien de la Iglesia y de cada persona". Esta reflexión que nos ofrece el Papa Francisco, nos exhorta a dejarnos guiar por la Palabra de Dios, la acción del Espíritu Santo y nuestro compromiso como Iglesia: ¡oremos por nuestros Pastores!.

¡Bienvenido Mons. Aldo Giordano a nuestra diócesis de San Cristóbal!, tierra de gracia y bendición que en esta ocasión con su presencia, eleva una oración particular por las intenciones del Santo Padre ante el Santo Cristo del Rostro Sereno de La Grita y de Nuestra Madre, la Virgen de la Consolación.

Nuestro compromiso como Iglesia del Táchira se reafirma en la Misión Diocesana en la que, caminando juntos en Espíritu y Verdad, apuesta a la Reconciliación, como meta de quienes conformamos esta porción de la Iglesia. Así sea.

José Lucio León Duque
joselucio70@gmail.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

I° Domingo de Cuaresma

"Un comunicador tachirense"