Entradas

Mostrando entradas de diciembre 25, 2011

Santa María, Madre de Dios

Imagen
Tú eres María, la Madre de Dios

Terminamos e iniciamos el año con nuestra madre del cielo: La Virgen María. Hija de Joaquín y Ana, quien dijo SI a la palabra de Dios, madre de Jesús, abrazando con alegría, fe y sin mancha alguna de pecado la voluntad salvífica de Dios. Se consagró totalmente como esclava del Señor, a la persona y a la obra de su hijo, sirviendo al misterio de la redención. En el Concilio de Efeso (a. 431), donde se afirma la naturaleza humana y divina de la única persona del Verbo en Jesucristo, se afirma también la maternidad divina de María.

Junto a esto, vivimos el acompañamiento y la guía que durante este tiempo hemos podido compartir junto a ella, en la espera del nacimiento de Jesús, motivo principal por el cual celebramos la Navidad. María Santísima, madre de Dios y madre nuestra nos acompaña en este itinerario de esperanza. Nos guía por sendas de justicia, de paz, de comprensión, de igualdad.

Se nos invita a proclamar el nombre de Dios a todos y en todas partes;…

Mons. Erasmo Chacón, a la casa del Padre

Imagen
Mons. Erasmo Chacón, sacerdote de su pueblo...

En horas de la mañana nos enterábamos de la partida a la casa del Padre del Sacerdote Tachirense, Mons. Erasmo Chacón, quien hasta hace poco fuera párroco en la Localidad de Lobatera.

Elevamos una oración por el eterno descanso del alma de quien se destacó como un servidor nato en su ministerio sacerdotal en la diócesis de San Cristóbal.

Ministro de Jesucristo en plenitud, hombre de trabajo y entregado al máximo en el crecimiento espiritual y material de los fieles que estuvieron bajo su guía. Hombre de compromiso, ministro de gran calidad humana y espiritual, espontáneo y conocedor de la liturgia. Dedicado a su servicio sacerdotal, aún en medio de su enfermedad, lo cual en ningún momento obstaculizó el deseo de servir al Señor, a quien entregó su ministerio hasta el momento de su fallecimiento.

Dios recibe su alma como premio a su ejemplo de vida cristiana y labor pastoral. Gracias Mons. Erasmo, desde el cielo: bendíganos.

José Luci…