“Hagan lo que él les diga”

“Hay diferentes dones, pero el Espíritu es el mismo. Hay diferentes servicios, pero el Señor es el mismo. Hay diferentes actividades, pero Dios, que hace en todo en todos, es el mismo. En cada uno se manifiesta el Espíritu para el bien común”.


Iº lectura: Is 62, 1-5; Salmo: 95; IIº lectura: Icor 12, 4-11; Evangelio: Jn 2, 1-11


La evangelización en nuestra diócesis y en Venezuela, ha marcado una pauta importante y fundamental para todos y cada uno de los cristianos. Hacer lo que nos dice Jesús, extendiendo el mensaje de Dios; arrepentirnos y convertirnos, siguiendo el camino que el Señor nos indica, son signos de que “en cada uno se manifiesta el Espíritu para el bien común” y por tanto, es nuestro deber seguir caminando en nombre de Dios, aquí y ahora, en cada instante y en cada lugar.


Somos uno en el Espíritu de Dios…

La vida cristiana está radicada en el amor a Dios y la fe que tenemos en Él. La situación actual que vivimos en Venezuela y en el mundo, nos ofrece la oportunidad de ser discípulos del Maestro del amor y por ende, de predicar en voz alta lo que desea el Señor de todos nosotros. ¿Será posible seguir los pasos de Cristo en medio de la necedad y la indiferencia que tantas veces se presenta? La conversión del agua en vino, es signo de nuestra conversión, para no perder nunca de vista el significado del mejor vino en nuestra vida. El mensaje de Cristo implica, ante todo, una respuesta, ya que se nos invita a convertirnos, a desear mejorar en todo y a ser verdaderos seguidores del maestro del amor. En segundo lugar, la conversión que nos hace cambiar de vida, nos lleva a creer más en el Evangelio y a entender, en tercer lugar que somos los responsables de transmitir esa palabra. Es una buena noticia que tenemos en nuestras manos para extenderla con convicción, con fe y esperanza. Ser testigos de los dones del Espíritu, de los carismas que cada uno tiene y de la importancia del buen vino en medio de las dificultades. Es posible seguir a Jesucristo, haciendo lo que Él nos dice, siguiendo sus enseñanzas y sobre todo, confiando en la intercesión de María Santísima nuestra madre, quien está siempre atenta a las necesidades que todos tenemos…


María nos llama a seguir a su hijo…

Acerquémonos a Jesús a través de María nuestra madre del cielo. Ella nos guía por sendas de paz y de bondad y nos llama a seguir a su hijo: “hagan lo que Él les diga”. Dispongámonos a seguir a Jesús, seamos sinceros con Dios y con nosotros mismos, dejemos el miedo y esforcémonos cada día por seguir el camino que nos lleva a la paz. Aunque muchos digan luchar por la paz y busquen otros fines, continuemos con nuestro ideal: en el nombre de Dios, como sus discípulos y sus testigos, nos unimos a Él, en espíritu y verdad, con adhesión total y sin exclusión alguna…


P. José Lucio León Duque

joselucio70@gmail.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

I° Domingo de Cuaresma

"Un comunicador tachirense"