Entradas

Mostrando entradas de agosto 17, 2008

Domingo 24 de agosto de 2008

Imagen
Tú eres el Mesías, tú eres Pedro
“Todo proviene de Dios, todo ha sido hecho por Él y todo está orientado hacia Él”
I° lectura: Is 22,19-23; Salmo: 137; II° lectura: Rom 11,33-36; Evangelio: Mt 16,13-20
Con gran alegría se celebraba la semana pasada el III° Congreso Americano Misionero, con el cual se daba inicio a la Gran Misión Continental. Es un paso importante con el cual los católicos de todo el mundo, pero en especial de América Latina, debemos fortalecer el testimonio del Evangelio de la verdad, con el cual Jesucristo nos quiere como discípulos suyos, propagadores de su mensaje. Conocer a Dios es uno de los temas que, se presenta interesante para algunos, incompresibles para otros. Dios se muestra al hombre cuando confía una misión específica a uno de sus hijos (I° lectura). Esto conlleva a ver que la presencia de Dios es eterna, que su amor perdura por siempre y por ello debemos alabarlo sin cesar (Salmo). Sentir esto, nos lleva a conocer y experimentar la riqueza de Dios a travé…

Inicia la Evangelización Continental, próximo Congreso en VENEZUELA

Imagen
!A Evangelizar!

Hoy, domingo 17 de agosto de 2008, en el marco de la clausura e inicio de la Gran Misión Continental, se dió un anuncio importante: la sede del IV Congreso Americano Misionero será la ciudad de Maracaibo (Venezuela). Mons Ubaldo Santana, Arzobispo de Maracaibo y Presidente de la Conferencia Episcopal, recibió la bandera del III Congreso con el fin de promover, impulsar y preparar el próximo encuentro. Es una dicha para Venezuela, para todos nosotros, quienes deseamos ser participes y somos protagonistas de la nueva evangelización. Es hora de despertar. Es hora de comenzar a trabajar en serio en la propagación del Evangelio de la verdad a todos los rincones de América Latina y del mundo entero. Cada cristiano católico debe ser discpípulo de Cristo, optar por Él y llevar en el corazón el deseo de ser testigos, en espíritu y verdad, del mensaje de quien vive por los siglos de los siglos. Así sea. P. José Lucio