Entradas

Mostrando entradas de agosto 3, 2008

Domingo 10 de agosto de 2008

Imagen
Ven, no tengas miedo...
“Después del terremoto, vino un fuego; pero el Señor no estaba en el fuego.
Después del fuego, se oyó una brisa tenue…”

I° lectura: IRe 19, 9ª. 11-13a; Salmo: 84; II° lectura: Rom 9, 1-5; Evangelio: Mt 14, 22-33

Un camino lleno de expectativas y una vida rica del amor de Dios que pasa a cada momento, eso es lo que nos enseña el Señor en este domingo. ¿Dónde está Jesús? Habiendo mostrado su poder para hacer el bien, multiplicando gracias, dones, bendiciones, alimento espiritual y material, se presenta en medio del mar de nuestra vida, caminando con seguridad sobre las aguas turbulentas que mueven el mundo, al hombre de hoy, a todos y cada uno de nosotros.

Dios pasa por nuestra vida con suavidad y firmeza
¡Qué imagen tan hermosa la del paso de Dios! Él pasa en la brisa tenue (Iº lectura), en la brisa ligera y suave. Veamos tres puntos fundamentales que se desprende de toda la liturgia de la palabra en este día. En primer lugar, la firmeza de Jesús al caminar sobre las …

Patronos del Táchira, camino de santidad

Imagen
Seguir a Jesús es el camino…
Reflexión en el marco de la Fiesta del Santo Cristo de La Grita y de Nuestra Señora de la Consolación de Táriba.
“La santidad no es un privilegio para algunos, sino una obligación para todos, para usted y para mí”. Estas palabras de la beata Teresa de Calcuta nos hacen ver con claridad, la necesidad que tenemos todos de unirnos verdaderamente a Dios siendo discípulos de Jesús en el anuncio del Reino de Dios. En la actualidad son muchos los caminos que se nos presentan, estos con el fin de encontrar vías de escape o de progreso, vías que nos lleven al mejoramiento personal o grupal, y en muchas ocasiones todo queda en una simple teoría que al final no nos deja nada. La santidad es algo concreto, algo que se vive, que se cultiva, que se desarrolla en el corazón de hombres y mujeres, deseosos de vivir en unión con Dios y al servicio de los hermanos. “Con el ejemplo de los santos aprendemos el camino más seguro por el que, entre las vicisitudes mundanas, podremo…